Noticias y Opiniones

¿Está el sueño relacionado con la depresión?

Por Zach Pearl, PhD
Miembro de Circadin.com

 

Existe una conexión bidireccional entre la depresión y los problemas del sueño. Las alteraciones en el reloj biológico de una persona (ritmo circadiano) pueden dar lugar a un trastorno neurobiológico (una enfermedad del sistema nervioso) que a su vez puede manifestarse en forma de síntomas depresivos; por otra parte, la disminución del estado de ánimo puede afectar al reloj biológico y causar insomnio y trastornos del sueño del ritmo circadiano 1 .

La depresión, que afecta a más de 350 millones de personas a escala mundial, es un trastorno del estado de ánimo identificado por bajo estado de ánimo y/o falta de interés en actividades que antes consideraba agradables. La depresión afecta a la forma en que una persona come, duerme, siente y piensa.

La evidencia sugiere que las personas con insomnio tienen un riesgo diez veces mayor de desarrollar depresión en comparación con los que duermen bien. Entre el 60 y el 80 % de los pacientes con depresión mayor sufre de trastornos de sueño, especialmente insomnio 2 3 . Las personas deprimidas pueden sufrir diversos síntomas de insomnio, entre ellos la dificultad de conciliar el sueño (insomnio del inicio del sueño), dificultad para permanecer dormido (insomnio del mantenimiento del sueño), sueño no reparado y somnolencia diurna. Sin embargo, la investigación sugiere que el riesgo de desarrollar depresión es más alto entre las personas con insomnio del inicio del sueño e insomnio del mantenimiento del sueño. Los pacientes con diagnósticos psiquiátricos, incluidos la depresión, el trastorno de estrés postraumático (TEPT), la esquizofrenia y los trastornos del sueño comórbidos, fueron significativamente más propensos a mostrar un comportamiento suicida 4 . Los problemas del sueño y la depresión también pueden compartir factores de riesgo y características biológicas, mientras que las dos condiciones pueden responder a algunas de las mismas estrategias de tratamiento.
El mejor tratamiento para el insomnio en pacientes con depresión es una combinación de cambios en el estilo de vida, estrategias conductuales, psicoterapia y medicamentos, si es necesario.

Terapia cognitiva conductual (TCC): la TCC hace referencia a una variedad de estrategias de comportamiento utilizadas para corregir los patrones de pensamiento nocivos o negativos y los comportamientos que pueden causar o empeorar el insomnio. Las personas con insomnio tienden a llegar a preocuparse por no quedarse dormidos, mientras que las técnicas cognitivas conductuales ayudan a cambiar sus expectativas negativas y tratan de fomentar la confianza de que pueden tener una noche de sueño reparador. Los estudios muestran que la TCC puede representar una estrategia clínica útil para mejorar la calidad del sueño en pacientes con depresión e insomnio 5 .

Cambios en el estilo de vida: los insomnes también pueden adoptar hábitos de vida saludables y rituales que promuevan una buena noche de sueño, tales como una cama y tiempos de despertar fijos, mantener el dormitorio oscuro y libre de distracciones como el ordenador o la televisión, relajarse antes de ir a la cama, mantener un ambiente cómodo para dormir, evitar las siestas diurnas y el consumo de cafeína, alcohol y nicotina tres horas antes de dormir. La práctica de pensamientos positivos, meditación, ejercicios de respiración profunda y relajación muscular progresiva pueden contrarrestar la ansiedad y los pensamientos acelerados. El ejercicio periódico (pero no 3 horas antes de irse a dormir) también pueden ayudar a conciliar el sueño más rápido, pasar más tiempo dormidos y despertarse menos durante la noche.

Opciones de medicamentos: en muchos casos la intervención no farmacológica no es suficiente. Dada la relación bidireccional entre la depresión y el insomnio, un medicamento que mejora la calidad del sueño puede ser un enfoque racional para la mejora de la condición médica de los pacientes psiquiátricos y, en particular, mejorar la calidad de vida de los sujetos depresivos 6 7 . A pesar de la variedad de medicamentos disponibles para el tratamiento de los problemas del sueño, es importante señalar que muchos antidepresivos tienen efectos adversos indeseables sobre el sueño. En particular, pueden causar o empeorar el insomnio, la somnolencia diurna o la sedación y aumentar el riesgo de desarrollar alzhéimer.

El antidepresivo más comúnmente recetado es el ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina). Sin embargo, algunos antidepresivos pueden causar o empeorar el insomnio.

El ramelteon mostró una mejoría en los parámetros del sueño (menor latencia, aumento del tiempo de sueño, reducción de la somnolencia durante el día), así como una reducción en los síntomas de ansiedad; no obstante, los estudios también han demostrado que puede agravar la depresión 8 .

La agomelatina 9 10 mejoró la calidad del sueño y redujo el despertar después del inicio del sueño en pacientes depresivos 11 . Sin embargo, debido al riesgo de elevación de enzimas comunes en el hígado y reacciones hepáticas graves, se recomienda el control rutinario en el laboratorio de la función hepática durante todo el tratamiento  12 .

La liberación controlada de melatonina (2,5-10 mg) como complemento al tratamiento con antidepresivos estándar ha demostrado una mejoría en el sueño en comparación con el placebo, pero no tuvo efecto sobre la tasa de mejora en los síntomas de depresión 13 .

.

 

  • Noticias y Opiniones

    • Dr. Zach Pearl

      Circadin.com Miembro

    • Febrero, 2021
    • ¿Es un madrugador o trasnochador?

    • Leer Más
Circadin