Noticias y Opiniones

El sueño, el ritmo circadiano y la cuarentena

Por Zach Pearl, PhD
Miembro de Circadin.com

 

El brote de la pandemia de la COVID-19 nos afecta a todos y provoca mucho estrés. Este período afecta a varios aspectos de nuestra vida cotidiana, incluyendo los aspectos relacionados con la salud, la economía, la sociedad y la cultura. Nos vemos obligados a quedarnos en casa, trabajar desde casa, educar a los niños en casa, reducir la interacción social y minimizar drásticamente las salidas y la exposición a la luz del día. Todo ello puede tener un gran impacto en la rutina diaria y en el sueño nocturno.

Los organismos vivos, incluidos los humanos, tienen un reloj biológico interno que les ayuda a anticiparse y a adaptarse a los cambios significativos de las diferentes fases del día y a ajustar su cuerpo y su comportamiento en consecuencia. Esta adaptación regular se conoce como el ritmo circadiano. 1 2   El ritmo circadiano o «reloj biológico» es un ciclo que dura de media, algo más de 24 horas. El reloj regula las funciones fundamentales del organismo, como los niveles hormonales, el sueño, la temperatura corporal, las funciones inmunológicas, la presión arterial, el comportamiento y el metabolismo. 1 2

Localizado en una región del cerebro llamada núcleo supraquiasmático, el reloj está controlado por varias señales ambientales, sobre todo el ciclo de luz-oscuridad y la melatonina, una hormona encargada de la regulación del sueño y del reloj circadiano. La melatonina se produce en la glándula pineal cuando los ojos envían señales al reloj biológico indicando que está oscuro. Sus niveles aumentan por la tarde y permanecen elevados durante toda la noche, promoviendo el sueño. Al exponerse a la luz por la mañana, el reloj circadiano retrasa la liberación de melatonina. 3

Dado que el ritmo circadiano se rige por la luz del día, es probable que se vea afectado negativamente por la actual situación de cuarentena de la COVID-19.

La mayoría de las personas experimentan grandes cambios en sus rutinas diarias, un alto nivel de estrés, inseguridad sobre su salud y una baja exposición a la luz del día. 4 La combinación de estos factores puede dar lugar a dificultades para dormir, así como a otros riesgos para la salud. 5

Las consecuencias a corto plazo de la privación de sueño incluyen el aumento de la capacidad de respuesta al estrés, el dolor somático, la reducción de la calidad de vida, la angustia emocional y los trastornos del estado de ánimo, y los déficits cognitivos, de memoria y de rendimiento. Entre las consecuencias a largo plazo de la interrupción del sueño en individuos que están sanos en los demás aspectos se incluyen hipertensión, dislipidemia, enfermedades cardiovasculares, problemas relacionados con el peso, síndrome metabólico, diabetes mellitus tipo 2 y cáncer colorrectal. Como resultado de las posibles consecuencias de la interrupción del sueño, los profesionales de la salud deben tener en cuenta la manera de gestionar las afecciones médicas subyacentes de forma que optimice la continuidad del sueño, y deben considerar la posibilidad de prescribir intervenciones que minimicen la interrupción del sueño. 6

A continuación presentamos varias opciones de tratamiento diseñadas para abordar la desincronización:

Terapia conductual: En función del trastorno, ciertas terapias conductuales, como mantener un horario regular de sueño-vigilia, evitar las siestas, hacer ejercicio regular, evitar la nicotina, cafeína, así como actividades estimulantes varias horas antes de la hora deseada para acostarse, pueden ayudar a aliviar los síntomas, si bien su eficacia no se ha demostrado en el tiempo.

Terapia con luz brillante: La exposición cronometrada a la luz brillante (natural, artificial o combinada) puede cambiar el ciclo de sueño-vigilia, adelantándolo o retrasándolo, con el fin de corregir la desalineación entre el sistema circadiano y el horario de sueño-vigilia deseado. Varios estudios han determinado que el sistema circadiano humano es muy sensible a la luz, y que la eficacia de la luz para restablecer los ritmos circadianos depende de la dosis, la onda de luz, así como la hora del día en que se suministra la luz. 7 8

Medicación: Los medicamentos por lo general promueven el sueño, como los medicamentos hipnóticos, o estimulan la vigilia durante el día, como los estimulantes. Se ha descubierto que los productos de melatonina son eficaces en el tratamiento de trastornos del sueño del ritmo circadiano. Se ha demostrado que la administración de melatonina por la noche beneficia a los pacientes con el Síndrome de la Fase del Sueño Retrasada (es decir, que solo pueden dormir tarde en la noche) al hacer avanzar los ritmos circadianos y el tiempo de sueño. 9  La melatonina también ha tenido éxito a la hora de tratar los desajustes de los relojes biológicos en pacientes ciegos5, que trabajan por turnos o con jet lag. 10

Circadin®, melatonina de liberación prolongada, es una droga de prescripción exclusiva y la única droga de melatonina aprobada por la EMA, también mostró un efecto extremadamente bueno en el reajuste del ciclo sueño-vigilia, ya que imita el perfil natural de liberación de melatonina del cuerpo. En un estudio sobre personas totalmente ciegas que intentaban mantener un estilo de vida social normal, los pacientes informaron de una mejora en las dificultades de sueño. 3  Además, mostró buenos resultados en el tratamiento del jet lag y los problemas de sueño por turnos de trabajo. 11 12

  • Noticias y Opiniones

    • Dr. Zach Pearl

      Circadin.com Miembro

    • Junio, 2020
    • El sueño, el ritmo circadiano y la cuarentena

    • Leer Más
Circadin