Noticias y Opiniones

TDAH y problemas de sueño en niños

Por Zach Pearl, PhD
Miembro de Circadin.com

 

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más comunes, con una prevalencia mundial del 8 % 1 . Los síntomas pueden incluir falta de atención, impulsividad e hiperactividad. Además, los niños con TDAH pueden tener problemas para permanecer sentados, seguir instrucciones y completar tareas en casa o en la escuela. La prevalencia de trastornos del sueño en los individuos con TDAH alcanza un rango del 35-70% y difiere en función del sexo, la edad, el subtipo de TDAH, las comorbilidades psiquiátricas y el uso de medicamentos 1 .

La conexión sueño-TDAH

Las interrelaciones entre los problemas del sueño y el TDAH son complejas y probablemente multidireccionales, con un impacto significativo en el funcionamiento del niño. Los síntomas del TDAH y las posibles comorbilidades pueden alterar el sueño aumentando la probabilidad de sufrir una lucha o resistencia a la hora de acostarse, problemas para ajustar la limitación del sueño, inadecuada higiene del sueño, sueño insuficiente o mala calidad del sueño. A su vez, cada uno de estos problemas del sueño puede dar lugar a comportamientos diurnos similares al TDAH. Un niño somnoliento o privado de sueño puede mostrar conductas hiperactivas, impulsivas, distraídas y perturbadoras.

Problemas de sueño en niños con TDAH

Insomnio

Dificultades como acostarse por la noche, conciliar el sueño, levantarse demasiado tarde y dificultades para despertarse por la mañana son comunes entre los pacientes con TDAH1. Por otra parte, los niños con TDAH muestran una disminución de la alerta y mayor somnolencia diurna 2 . Los problemas del sueño en niños con TDAH se asocian a un aumento de la gravedad de los síntomas de TDAH y un menor rendimiento del niño y la familia y de la calidad de vida 3 .

Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) y el síndrome de movimientos periódicos de las piernas (PLMS)

El SPI es un trastorno neurológico caracterizado por un deseo irresistible de mover las piernas para aliviar sensaciones incómodas mientras el niño está en reposo. El PLMS se caracteriza por un movimiento periódico de las extremidades durante el sueño. El SPI pediátrico se produce en tan solo el 1.9 % de la población general entre 8 y 18 años, pero se ha informado de una prevalencia del 33-52 % en niños y adolescentes con TDAH 4 . Los síntomas diurnos del SPI pueden imitar los síntomas del TDAH, causando problemas neuroconductuales diurnos 5 como inquietud y falta de atención 6 .

Respiración desordenada durante el sueño (RDS):

El término respiración desordenada durante el sueño (RDS) describe un espectro de condiciones que van desde la apnea obstructiva del sueño (SAOS) al ronquido primario. La RDS se ha asociado de forma consistente con el déficit neurocomportamental y neurocognitivo, incluyendo síntomas de falta de atención o similares al TDAH. Se ha descubierto que el ronquido habitual era más frecuente entre los niños diagnosticados con TDAH asociado a niveles más altos de falta de atención e hiperactividad 7 . La frecuencia de la RDS en niños con TDAH es alrededor del 25-30%, frente a un 3 % en la población general. Los ronquidos y otros síntomas de RDS no solo son importantes factores de riesgo para la futura aparición de problemas de conducta, sino que pueden agravar comportamientos hiperactivos 8

Condiciones de coexistencia

Además de los trastornos del sueño primario, los problemas del sueño en niños con TDAH también pueden ser resultado de condiciones comunes coexistentes. De las comorbilidades, incluida la ansiedad y los trastornos del comportamiento que se encuentran frecuentemente en pacientes con TDAH, se sabe que perturban el sueño. Además, los problemas de abuso de drogas y alcohol también tienen un impacto negativo en la capacidad de una persona para dormir correctamente 8 .
Es probable que los fármacos aprobados más comunes para el TDAH (medicación estimulante) afecten a la latencia de inicio del sueño, aumentándola en al menos 30 minutos 9 . Los efectos previstos de estos fármacos serían: reducción del tiempo total de sueño, aumento de la latencia en el inicio del sueño y reducción de la eficacia del sueño 9 .

Tratamiento de los problemas del sueño en niños con TDAH

La gestión de los problemas del sueño incluye higiene del sueño, intervenciones conductuales y tratamiento con medicación 10 . Algunos medicamentos se prescriben únicamente para asistir al sueño, mientras que otros pueden ayudar con una serie de síntomas emocionales y conductuales. Los medicamentos más frecuentemente recetados para tratar problemas de sueño en niños con TDAH son clonidina y antihistamínicos. Actualmente no hay medicamentos aprobados por la estadounidense Food and Drug Administration (FDA) para el tratamiento del insomnio pediátrico. Como resultado, son muchos los padres que recurren a medicamentos sin receta o a suplementos alimenticios, mientras otros usan fármacos recetados, incluyendo antihistamínicos, hipnóticos, sedantes, antidepresivos y benzodiazepinas que se basan en gran medida en la experiencia en adultos sin antecedentes probados de seguridad y eficacia en niños o determinación de la dosificación pediátrica 11 . Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios o producir interacciones con otros medicamentos, así como introducir un riesgo de sobredosis. La opción de tratamiento adicional ampliamente utilizada para tratar los problemas del sueño en niños con TDAH es la melatonina. Se ha demostrado que la melatonina es una opción de tratamiento muy tolerada, segura y eficaz para pacientes pediátricos con problemas crónicos de sueño y TDAH a corto y largo plazo9, 12 .

Consejos para ayudar a controlar los problemas del sueño en niños con TDAH

Practique una buena higiene del sueño

Fije una hora realista para acostarse y cíñase a ese horario. Use la cama solo para dormir y evite que los niños vean la televisión o vídeos antes de acostarse.

Ambiente de la habitación

mantenga el dormitorio oscuro, tranquilo, fresco y cómodo para un mejor sueño. Reduzca al mínimo las posibles interrupciones, como ruidos exteriores. Mantenga televisores, ordenadores, videojuegos y otros equipos electrónicos fuera del dormitorio.

Ejercicio durante el día

el ejercicio puede ayudar con la hiperactividad y la sensación de inquietud en los pacientes con TDAH, si bien el ejercicio debe haber concluido al menos 3-4 horas antes de acostarse.

Controle qué come y cuándo lo come

las cenas pesadas demasiado cerca de la hora de acostarse pueden impedir una buena noche de sueño. Evite la cafeína, el alcohol, las comidas picantes y los alimentos grasos poco saludables cerca de la hora de acostarse. Entre los alimentos que pueden ayudar a dormir bien se incluyen los productos lácteos, las nueces y almendras, la manzanilla, el té de maracuyá, el plátano y el arroz de jazmín.

  • Noticias y Opiniones

    • Dr. Zach Pearl

      Circadin.com Miembro

    • Diciembre, 2017
    • ¿La falta de sueño puede provocar obesidad?

    • Leer Más
Circadin