Noticias y Opiniones

Menopausia y sueño, ¿están vinculados?

Por Zach Pearl, PhD
Miembro de Circadin.com

 

La menopausia es el momento en la vida de las mujeres en que dejan de tener períodos menstruales y pierden la fertilidad. Por lo general sucede después de los 40 años, cuando los ovarios ya no producen estrógeno y progesterona. Los principales síntomas de la menopausia pueden incluir: problemas para centrarse, lapsos de memoria, ansiedad, depresión e insomnio.

Menopausia y problemas del sueño

La prevalencia del insomnio aumenta con la edad y afecta a casi el 50 % de los adultos, la mayoría de los cuales (66 %) son mujeres 1 . La menopausia es un período de transición crítico que puede dañar el sueño y aumentar el riesgo de desarrollar trastornos del sueño. Muchas mujeres que están pasando por la menopausia tienen problemas para conciliar el sueño o mantenerlo debido a los sofocos o sudores nocturnos 1 2 . La prevalencia de los trastornos del sueño aumenta con la edad, desde la premenopausia hasta la postmenopausia 2 .

¿Por qué la menopausia causa problemas de sueño?

Las razones que pueden conducir a trastornos del sueño en mujeres menopáusicas son los cambios fisiológicos asociados con la edad, una mala percepción de la salud, sofocos, sudores nocturnos, depresión por estrés, ansiedad y otros problemas de salud crónicos relacionados 2 3 4 .

 Sofocos

Los sofocos afectan al 75 – 85 % de las mujeres menopáusicas e incluyen una sensación de calor intenso con o sin el ritmo cardíaco acelerado. Los sofocos suelen durar menos de 30 minutos cada vez. Los estudios han mostrado que los sofocos son la principal causa de los problemas del sueño en las mujeres menopáusicas, que se caracterizan por múltiples despertares, menor eficiencia del sueño 5 e irritabilidad diurna 6 7 . Los sofocos no solo influyen de manera directa y negativa en el sueño, sino que también pueden tener un efecto indirecto en el estado de ánimo, en parte por la dificultad para conciliar el sueño 7 8 .

Reducción de las hormonas esteroides sexuales

La menopausia está acompañada por cambios en las hormonas esteroides sexuales, que tienen efectos generalizados sobre diversos tejidos corporales, incluyendo el cerebro y los patrones del sueño. La deficiencia de estrógenos provoca dificultad para conciliar el sueño y su factor principal son los sudores nocturnos que pueden interrumpir el ciclo del sueño 8 9 . También se piensa que la deficiencia de estrógenos puede causar irregularidades en la respiración durante el sueño, dando como resultado a apenas del sueño.

La progesterona tiene efectos relajantes y antiansiedad, que juegan un papel importante en el ciclo del sueño y son importantes para un sueño de buena calidad. Con bajos niveles de progesterona durante la menopausia, las mujeres encuentran más difícil conciliar un sueño profundo, por lo que este no es tan relajante como debería 9 10 .

Ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión pueden estar asociadas con los trastornos del sueño en mujeres menopáusicas 10 11 . Las dificultades para conciliar el sueño conducen a problemas de ansiedad, irritabilidad y problemas de sueño no reparadores, todos ellos muy relacionados con la depresión 11 . El bajo nivel de estrógenos y progesterona en las mujeres menopáusicas aumenta el riesgo de padecer insomnio y problemas en el estado de ánimo en esta población 12 13 .

¿Cuáles son las soluciones?

 Terapia de reemplazo hormonal

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) se ha considerado históricamente como el primer tratamiento para el insomnio menopáusico. La terapia con estrógenos, con o sin progesterona, es muy eficaz en el tratamiento de los sofocos, los cambios de humor y la depresión 13 . Además, se encontró que la TRH disminuye el tiempo para conciliar el sueño, disminuyendo los despertares nocturnos y aumentando el tiempo de sueño total en mujeres menopáusicas 14 .  La TRH también está asociada con numerosos riesgos y efectos secundarios que a menudo resultan en varios tipos de cáncer, coágulos de sangre, enfermedades del corazón e infartos.  Debido a las preocupaciones sobre los posibles efectos secundarios de la TRH, muchas mujeres están buscando tratamientos alternativos.

Hipnóticos sedantes (benzodiazepinas y fármacos Z)

Las benzodiazepinas y los fármacos Z son los más prescritos para el tratamiento del insomnio en pacientes de edad avanzada. La mayoría de estos fármacos promueven una rápida conciliación del sueño, aunque algunos de ellos están indicados tanto para la conciliación como para el mantenimiento del sueño 15 16 . Sin embargo, los principales efectos adversos de estos fármacos son el riesgo de la dependencia, la somnolencia diurna, las alteraciones cognitivas y psicomotoras, la posibilidad de sufrir caídas y accidentes 17 , las alteraciones de la memoria y la demencia 18 .  Así pues, la valoración entre eficacia y seguridad de las benzodiazepinas y los fármacos Z tiene un resultado negativo en pacientes de edad avanzada 16 .

Terapia con melatonina

Con la edad hay un drástico descenso en la producción y secreción de la hormona melatonina 19 .  Debido a que la melatonina desempeña un papel fundamental en el proceso del sueño y ayuda a sincronizar el reloj biológico, el descenso en sus niveles puede contribuir al insomnio visto en las mujeres de edad avanzada 20 .  Estudios anteriores ya mostraron los efectos beneficiosos de la melatonina para inducir el sueño, disminuyendo la vigilia y cambiando el reloj biológico hacia el ritmo deseado 21 . El Ramelton (agonista de la melatonina aprobado en EE. UU. y Japón), demostró mejorar la calidad del sueño después de 6 semanas de tratamiento (8 mg al día) en mujeres perimenopáusicas 22 . El tratamiento con melatonina de liberación prolongada (Circadin 2 mg) sola o como tratamiento complementario ha demostrado mejorar la calidad del sueño y acortar la conciliación del sueño en mujeres perimenopáusicas 23 .

Un buen sueño es esencial para vivir una vida saludable, y es un factor importante en la esperanza de vida de las mujeres. La combinación de medicamentos y los cambios en el estilo de vida pueden aliviar los trastornos del sueño en la menopausia y en las fases postmenopáusicas. El tratamiento con melatonina puede mejorar los trastornos del sueño sin dañar el sistema nervioso central, mientras que otros medicamentos, como los hipnóticos sedantes (benzodiazepinas y fármacos Z) utilizados para el mismo fin pueden tener efectos negativos que interfieren con la actividad diaria. Por lo tanto, el tratamiento nocturno con melatonina es una forma segura y eficaz de tratar los trastornos del sueño relacionados con el envejecimiento y la menopausia.

 

  • Noticias y Opiniones

    • Dr. Zach Pearl

      Circadin.com Miembro

    • Noviembre, 2017
    • Presión arterial alta y sueño

    • Leer Más
Circadin