Noticias y Opiniones

Bella durmiente

Por Zach Pearl, PhD
Miembro de Circadin.com

Es bien sabido que dormir mal puede causar muchas enfermedades, pero ¿podría también hacer que parezca mayor y menos atractivo?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y desempeña un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis y la protección. Varios factores, como el mal sueño, las enfermedades autoinmunes, el envejecimiento y el estrés, pueden cambiar la integridad de la piel y hacerla parecer más vieja. Al igual que cualquier otra célula del cuerpo, las células de la piel aprovechan el tiempo de sueño para reparar y revitalizar la piel.

El componente principal de la piel es el colágeno, que desempeña un papel clave en la provisión de integridad y elasticidad. También da a la piel su resplandor, elasticidad y translucidez. La piel produce colágeno durante el sueño. En el caso de privación del sueño, se produce una descomposición del colágeno, que puede hacer que la piel sea más fina y muestre arrugas1 2.

El sueño profundo contribuye a lo que se conoce como “sueño reparador”. Durante el sueño, se segrega la horma del crecimiento y ayuda a reparar y reconstruir los tejidos del cuerpo, como músculos y huesos. Muchos de los tejidos del cuerpo también aumentan la producción de células y frenan la descomposición de las proteínas durante el sueño profundo. Dado que las proteínas son los componentes básicos necesarios para reparar el daño celular, el sueño profundo ser puede llamar sin duda alguna “sueño reparador”.

La falta de sueño empeora las enfermedades cutáneas existentes

Los estudios han demostrado que la falta de sueño puede conducir al aumento de los niveles de hormonas del estrés. Estas hormonas alteran el sistema inmune y aumentan la severidad de las enfermedades cutáneas inflamatorias. Estas condiciones pueden aparecer en forma de aumento del acné, aumento de la sensibilidad cutánea, aumento de las reacciones alérgicas de la dermatitis por contacto y aumento de la dermatitis irritante y la psoriasis3. De forma secundaria, las enfermedades de la piel pueden a su vez resultar en una mayor sensación de picazón y ardor, que puede interrumpir el sueño4.

El sueño es una crema hidratante natural

Cuando dormimos, la hidratación del cuerpo se reequilibra. Un sueño insuficiente resulta en un balance hídrico deficiente y, como consecuencia, aparecen bolsas hinchadas debajo de los ojos y ojeras. También produce sequedad y arrugas más visibles. El sueño puede ayudar a reducir la severidad de las arrugas en el cuello y la cara recuperando la humedad.

La falta de sueño contribuye al aumento de peso y a la obesidad

Como se detalla en nuestra columna anterior “Los problemas del sueño aumentan el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2“, las personas que tienen problemas para dormir, tienen un mayor riesgo de sufrir obesidad y altos niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto, es probable que desarrollen diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares5. Con la edad, hay un aumento de los problemas del sueño, con una reducción importante en la duración del sueño profundo, que es crucial para una buena salud6. El aumento en la duración del sueño corto y el sueño de mala calidad es concurrente con la epidemia de la obesidad, lo que sugiere un vínculo entre los dos. La obesidad en niños y adolescentes es una creciente preocupación debido a sus efectos adversos sobre el metabolismo, la presión arterial, las enfermedades respiratorias y la calidad de vida.

Las señales de hambre que afectan al cerebro están controladas por dos hormonas opuestas: la grelina y la leptina. La grelina envía señales el cerebro cuando es hora de comer y la leptina informa al cerebro cuando estamos satisfechos7. Varios estudios han demostrado que la falta de sueño causa una caída importante en los niveles de leptina y un aumento en los niveles de grelina8.

Además, las personas con privación del sueño pueden estar demasiado cansadas para hacer ejercicio o simplemente pasan más tiempo despiertas y con más oportunidades para comer. Curiosamente, los estudios también descubrieron que, además de un mayor apetito, las personas también experimentan más antojos de alimentos altos en calorías, comidas ricas en carbohidratos como dulces, bocaditos salados y alimentos almidonados9.

Los resultados de la falta de sueño en el desarrollo de las ojeras

Una vez nos vemos privados del sueño, el colágeno de la piel se descompone y esta pierde su elasticidad y capacidad de regeneración y, como resultado, se vuelve más fina. A medida que la piel se vuelve más fina, los vasos sanguíneos debajo de los ojos se dilatan y aparecen en forma de ojeras.

Pérdida de cabello debido a la falta de sueño

Al igual que el resto de la piel, el cuero cabelludo y el cabello envejecen por factores internos y externos. El estrés es un factor común y conocido de los trastornos del crecimiento del pelo y de la pérdida de cabello. Un estudio reciente descubrió que la hormona del estrés, el cortisol, reduce la síntesis y acelera la degradación de elementos importantes de la piel en aproximadamente un 40 %10.

El estrés oxidativo, la falta de equilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad de cancelarlos, es una teoría ampliamente aceptada para explicar los procesos de envejecimiento. Cuando estamos privados de sueño, hay un aumento en el estrés oxidativo, lo que causa el encanecimiento y mayor pérdida de cabello y una menor producción de cabello.

Los estudios han descubierto que la melatonina, la hormona del sueño, también tiene un efecto sobre el crecimiento de cabello. Demostró aumentar el crecimiento de cabello. La falta de sueño disminuye el nivel global de melatonina, que podría conducir a la pérdida de cabello11.

La objetividad de la belleza

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y juega un papel central en cómo los demás y nosotros mismos percibimos nuestra apariencia12. Estudios recientes muestran que la privación del sueño puede tener un impacto en los índices objetivos de apariencia de la piel. Se descubrió que la privación del sueño es “fácilmente observable a partir de un conjunto de señales faciales”. Los observadores pueden detectar pequeños cambios en cosas tales como los extremos más caídos de la boca. Se puede identificar a las personas con falta de sueño, incluso por parte de observadores que no las conocen, porque generalmente tienen los ojos más hinchados, más ojeras debajo de los ojos, la piel más pálida, los párpados caídos y más arrugas que las personas descansadas. Los observadores también podían distinguir entre la privación del sueño y la fatiga por el aspecto vidrioso de los ojos. Cuando los investigadores mostraron imágenes de personas con privación del sueño a los observadores, los observadores valoraron que parecían menos saludables que las personas descansadas. Consideraron que las personas privadas de sueño parecían más cansadas y menos atractivas13.

  • Noticias y Opiniones

    • Dr. Zach Pearl

      Circadin.com Miembro

    • Septiembre, 2017
    • TDAH y problemas de sueño en niños

    • Leer Más
Circadin